Desempeño Ambiental Y Sostenibilidad En Colombia: ¿Cuál Es Nuestro Papel?

Colombia ha sido reconocido mundialmente como un país líder en temas ambientales; la constitución política del año 1991 planteó una revolución importante al brindar herramientas y mecanismos de protección y cuidado del medio ambiente, la participación y el liderazgo ejercidos por el país en discusiones internacionales, la firma de tratados, el cuidado especial y la preparación del territorio frente a las consecuencias del cambio climático, la configuración de una matriz energética basada en fuentes renovables y el creciente interés por la utilización de fuentes renovables no convencionales de generación de energía, entre otros aspectos, demuestran un creciente interés nacional por la conservación de los recursos y el cuidado del ambiente como un elemento finito, frágil y sensible a las acciones humanas.

Por otra parte, existe también un creciente interés de la opinión pública, los centros de investigación y las diversas vertientes políticas del país, en torno a los efectos negativos de las actividades humanas, demostrando, de alguna manera, que la lucha que se ha llevado a cabo no es suficiente para controlar las externalidades negativas del modelo de desarrollo. Desastres ambientales frecuentes, derrames de petróleo, el ritmo actual de deforestación que arrasa con la amazonía colombiana o la crítica permanente a los modelos de participación ciudadana y decisiones en torno a megaproyectos de minería, explotación petrolera y procesos extractivos que hieren la tierra y generan incertidumbre en torno a el futuro y la sostenibilidad del país.

En este contexto, la discusión sobre el futuro y el modelo de desarrollo actual, así como los impactos, positivos y negativos del mismo, debe darse basada en datos, cifras, fuentes y estudios que permitan obtener una visión, no solo del estado actual del territorio, sino de las perspectivas futuras. Debemos anotar que en nuestra perspectiva, el panorama no es alentador, Colombia ocupa el puesto 42 entre 180 países en el índice de desempeño ambiental de la Universidad de Yale con una calificación de 65,22 sobre 100, así mismo, ocupa el puesto 74 en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, medidos según el modelo de Bertelsmann Stiftungy, quedando a nivel latinoamericano solo por encima de Venezuela, la deforestación en el páís creció un 23% frente a periodos anteriores en el último año, perdiendo más de 400.000 ha de bosque, así mismo, las últimas noticias sobre la medición de calidad del aire y las crisis asociadas a este factor en las ciudades de Medellín y Bogotá, prenden las alarmas.

Sin embargo, aunque el panorama sea incierto en términos de la tendencia manifiesta de destrucción y ausencia de sentido de cuidado y protección del ambiente en términos del interés popular, consideramos necesario destacar como el ambiente se ha convertido en un tema de interés social, económico y político. Las conclusiones del proceso de empalme del nuevo gobierno an torno a la cartera de medio ambiente señaló conclusiones importantes y dejó sobre la mesa temas de interés nacional: el cuidado de los bosques, la delimitación de páramos, desarrollo de políticas de posconsumo, procesos de adaptación y mitigación del cambio climático y el cuidado de la biodiversidad, temas, que resumindos por el ministro saliente implican que …“Todas las acciones, proyectos e iniciativas en materia ambiental que se desarrollen durante los próximos años deben estar orientadas al cumplimiento del Convenio de Diversidad Biológica, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y otros compromisos internacionales”…

Para lograr superar los escenarios negativos y al mismo tiempo consolidar un espacio de reflexión, interés y cuidado total del ambiente en todas las esferas de la sociedad, es importante entender que el papel protagónico y la responsabilidad, no son competencia exclusiva del estado; cada elemento individual que hace parte de este complejo sistema socio-económico-ecológico y cultural que llamamos nuestro territorio, es un agente importante de cambio: las personas, las instituciones, los investigadores, las empresas, los gobiernos locales, regionales, jóvenes, adultos, niños, grupos especiales. Cada uno de nosotros estamos llamados a jugar un papel importante en la construcción de un territorio en paz y sostenible, pero ¿cómo lo hacemos? ¿cual es nuestro papel en este entramado complejo y sistémico que es el ambiente, el desarrollo y el futuro?

Esperamos ayudar a responder estas preguntas con el tiempo, por ahora, agradecemos el interés de llegar hasta aquí, ese es el primer paso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: